Nora Lezano y sus amigos.

La primera en entrar fue Blanqui, su perra, luego entró Nora con una gran sonrisa y su galería de personajes a cuestas. El eje de la charla fue «la mirada», más allá de los personajes que la rodearon y forman parte de su obra, a prender a ver es la herramienta que, según ella, fue la que más influyó en su manera de «resolver» los infinitos retratos realizados en su carrera, para «Radar» y otros medios o encargos.